Acciones, bonos, fondos, ETFs: las oportunidades de inversión para los inversores crecen y evolucionan constantemente.

Sin embargo, hay demasiada información para evaluar antes de invertir, y cuando los inversionistas dan sus “primeros pasos” en el mundo de las inversiones y deciden “construir” su cartera, a menudo no saben por dónde empezar. Sin embargo, con las medidas adecuadas es posible hacerlo con absoluta seguridad. Averigüemos cómo.

Empieza con una cuidadosa diversificación

Una de las piedras angulares de la construcción de carteras eficaces radica en el concepto de diversificación, es decir, en la elección de repartir el capital invertido entre diferentes tipos de activos financieros y no concentrarlo en uno (o un poco más) de ellos. De esta manera se reduce el riesgo global de la cartera, pero sin afectar el rendimiento final: las pérdidas de un instrumento pueden compensarse con las ganancias de otro y así sucesivamente.

¿Qué es el coeficiente de correlación?

¿Qué se necesita para que la diversificación sea realmente efectiva? Es importante controlar el coeficiente de correlación entre ellos. En términos sencillos, este coeficiente es un indicador útil para evaluar la intensidad con que los instrumentos financieros se mueven juntos en el mercado, cuyo valor puede variar entre -1 y 1:

Cuando la correlación es positiva: significa que los dos instrumentos analizados se mueven en el mercado “en la misma dirección” (ambos suben o bajan). Cuando la correlación es negativa significa que los dos instrumentos se mueven en “direcciones opuestas” (así que uno sube y el otro baja). ¿Y cuando el coeficiente oscila alrededor de cero? Significa que nos enfrentamos a una independencia sustancial entre los movimientos de los dos instrumentos.

Artículos relacionados  ¿Qué son y cómo se mueven los tipos de interés?

Como se desprende de esta breve descripción, la “fuerza” de la correlación radica precisamente en que permite identificar (y evaluar) los movimientos de los instrumentos de la cartera y, por tanto, construir una bien diversificada.

Ejemplos del coeficiente de correlación en el mercado

Habiendo explicado la teoría, pasemos a la práctica. En el conjunto del mercado, las correlaciones en los últimos 10 años se han mantenido en torno a cero, lo que indica una tendencia casi independiente entre las diferentes clases de activos. Sin embargo:

  • Las acciones de los mercados emergentes y los mercados desarrollados tienen una correlación fuerte y positiva;
  • el mercado de divisas está correlacionado negativamente con todas las demás clases principales de activos.
  • el bono, por otra parte, es la clase de activo con el nivel general de correlación más bajo, que se vuelve negativo en comparación con el mercado de valores mundial.

Y también por esta razón que en las carteras encontramos algunas acciones, algunos bonos y algunos activos de refugio como el oro: para defenderse del colapso de uno con el ascenso – o el colapso menos fuerte – de otra clase de activos.

El análisis de estas dinámicas sugiere importantes conocimientos que deben tenerse en cuenta al construir y valorar una cartera. Disponer de una solución de inversión debidamente diversificada y poder evaluarla de manera adecuada permite incluso al inversor novato vivir su “vida financiera” con serenidad y soportar con más serenidad la volatilidad de los mercados.